Alumnos del colegio Sgdo. Corazón participan en el proyecto “Testimonio directo de las víctimas del terrorismo en Centros Docentes”

0 317

Alumnos de 4º de ESO del colegio Sgdo. Corazón de Jesús, han recibido esta mañana la visita de Daniel Muñoz (víctima de atentado terrorista de ETA) quien, acompañado por Fernando Peñaranda (representante de la Dirección General de Víctimas del Terrorismo, del Ministerio del Interior), les ha acercado su testimonio, tratando de concienciar sobre las consecuencias trágicas del terrorismo y de la violencia en la vida de las personas, fomentando su rechazo y deslegitimación. Esta actividad se enmarca en el proyecto “Testimonio directo de las víctimas del terrorismo en Centros Docentes”, un proyecto educativo que están desarrollando los Ministerios del Interior y Educación y Formación Profesional, con la colaboración de las Fundaciones de Víctimas del Terrorismo y Centro para la Memoria de las Víctimas del Terrorismo, así como de las asociaciones y fundaciones representativas del colectivo.

Objetivos del Proyecto:
  • Concienciar a los alumnos de las consecuencias trágicas del terrorismo y de la violencia en la vida de las personas, fomentando su rechazo y deslegitimación.
  • Coadyuvar a la construcción del verdadero relato, la verdadera memoria, del terrorismo en España, y completar así la educación en democracia, ciudadanía y prevención de los radicalismos violentos que reciben los alumnos.
  • Promover la participación de las víctimas del terrorismo en los centros docentes como agentes de convivencia y referentes educativos entre los jóvenes.
  • Completar los desarrollos curriculares en las materias relacionadas con el terrorismo.

Según explicaba Daniel Muñoz “dentro de la gran mala suerte, tuvimos infinita suerte: nos salvamos […] pudimos seguir con nuestra vida, tuvimos una oportunidad que a otras personas no se les brindó”. Muñoz se dirigió a los estudiantes insistiendo en que el terrorismo de ETA es algo que no han conocido, pero que “en los años 80 era casi a diario”. “Me alegra que mi hija de 10 años no sepa qué es el terrorismo y ETA, pero me da miedo que ese desconocimiento produzca olvido y pueda volver a repetirse la historia, y pueda volver a asumirse la violencia como defensa de las ideas, priorizándolas sobre la vida”. “Acepto que cualquier persona tenga cualquier idea -hacía hincapié-, pero siempre respetando la vida y a los demás”.

Daniel Muñoz y su entonces novia (actualmente esposa), resultaron heridos cuando viajaban en su coche, en el atentado perpetrado por ETA el 28 de junio de 2001, en Madrid. El atentado se llevó a cabo con una bicicleta bomba, cargada con unos cuatro kilos de dinamita, contra el general de Brigada Justo Oreja Pedraza, de 62 años, jefe de la División de Estudios y Coordinación de la Intervención General de Defensa, que resultó gravemente herido y tuvo que ser internado en la unidad de quemados del hospital La Paz. El artefacto explotó a las 8:30, entre los números 136 y 138 de la calle de López de Hoyos, cuando el general Oreja, un hombre de costumbres fijas, que no tenía escolta pero sí coche oficial y conductor, iba a comprar la prensa. La explosión causó heridas de diversa consideración a 20 personas (entre ellos un niño de siete años) y provocó daños de distinta consideración en cerca de un centenar de viviendas y locales comerciales de siete bloques de las inmediaciones. Un mes después, el general Justo Oreja, fallecía como consecuencia de las heridas sufridas en el atentado.

Por su parte, Fernando Peñaranda (representante de la Dirección General de Víctimas del Terrorismo, del Ministerio del Interior), destacaba que a través de este Programa, llevando el testimonio directo de las víctimas a las aulas, se da cumplimiento a las previsiones de la Ley 29/2011, de 22 de septiembre, de Reconocimiento y Protección Integral a las Víctimas del Terrorismo cuyo artículo 59 –“Educación para la defensa de la libertad, la democracia y la paz-” dispone que “Las Administraciones educativas al objeto de garantizar el respeto de los derechos humanos y la defensa de la libertad dentro de los principios democráticos de convivencia, impulsarán planes y proyectos de educación para la libertad, la democracia y la paz, en los que se procurará la presencia del testimonio directo de las víctimas del terrorismo”.

Escribe una respuesta

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies