El domingo cambia la hora al horario de invierno

A las 3:00 h. de la madrugada, habrá que retrasar los relojes una hora, hasta las 2:00 h.

El próximo domingo, 28 de octubre, los relojes deberán ser retrasados una hora, volviendo así, al horario de invierno.

A las 3:00 h. de la madrugada, el reloj se cambiará a las 2:00 h.

Es posible que se trate de uno de los últimos cambios de hora al que nos enfrentemos, después de que este verano pasado Bruselas anunciase que iba a proponer la supresión del cambio de hora en el conjunto de la UE (después de que una inmensa mayoría de europeos -un 84%- afirmase en una encuesta a través de Internet que estaba a favor de suprimir el cambio horario) y que la Comisión Europea anunciase, también en este sentido, que quiere que el último cambio horario obligatorio sea a finales de marzo de 2019. Así, los estados miembros que quieran volver a la hora de invierno podrían hacer un último cambio de hora el domingo 27 de octubre de 2019. A partir de ahí, el horario permanecería invariable para todos.

Recordamos que:

  • El cambio horario se produce dos veces al año y su objetivo es tener más luz a primera hora de la mañana (adaptando nuestros horarios a la luz natural) y conseguir un pequeño ahorro energético.
  • El cambio de hora es una medida que se empezó a adoptar durante la Primera Guerra Mundial.
  • En España, esta medida se lleva adoptando desde 1974, aunque la última regulación a la que nos hemos adaptado ha llegado de la mano de la directiva Europea 2000/84, que entre otras cosas unifica los días en los que se producen los cambios de hora en todos los países de la Unión Europea, siendo estos el último domingo de marzo y octubre, respectivamente.
  • Durante la Segunda Guerra Mundial, España y el resto de países europeos (excepto Portugal y Suiza) adelantaron la hora. En principio iba a ser una decisión temporal, pero España nunca volvió al huso horario que le corresponde: el del meridiano de Greenwich (GMT en invierno). Tampoco atrasaron la hora extra Francia, Bélgica ni Países Bajos. Por este motivo, tenemos la Hora Europea Central (la de Berlín) en lugar de la Occidental (la de Londres), por lo que vivimos con una hora de adelanto con respecto al sol en invierno y con dos en verano.