El poeta miajadeño Julio Santiago destaca los beneficios de la lectura en el Día Mundial del Libro

Fotografía del archivo A.S y J.S.

El poeta y pintor miajadeño Julio Santiago se encuentra en plena promoción literaria de su nuevo libro CHIMANI (Cuadernos del Laberinto) y gestando otro proyecto poético-pictórico denominado CORONA-VERSUS, que nos anuncia publicará también a lo largo de este año, a pesar de las grandes dificultades por la situación pandémica actual. «Pero por ahora no realizaré fiestas de presentaciones ni recitales con sus respectivos cócteles como ya era costumbre en cada uno de mis partos artísticos. Debemos seguir siendo muy prudentes hasta que todos o la gran mayoría estemos vacunados y adquiramos la deseada inmunidad de grupo» -comenta- en una entrevista que nos remite el propio artista, realizada por Mª Paz de Braganza.

Fotografía del archivo A.S y J.S.

1.- ¿Qué significan el Día Mundial de la Poesía y el Día Internacional del Libro para Julio Santiago?
No soy yo muy amante de fechas señaladas, con el perdón de Cervantes y Shakespeare, pero todo lo que sea promocionar salud, educación, arte y cultura bienvenido sea, claro. Para mí son dos días más en los que no realizo casi nada excepcional, salvo alguna lectura pública que me soliciten o el hecho de responder a las preguntas de colegas y amigos del mundo de la prensa, como ocurre en este mismo instante. ¡Bueno, sí…! Recuerdo que durante muchos años me felicitó el comienzo de la primavera, Día de la Poesía, Antonio Gala y yo le respondía de igual forma por correo postal.

2.- ¿Los Días de la Poesía y de los Libros son todos los días del año?
Para mí sí, la lectura es una necesidad básica más que hay que satisfacer adecuadamente con variedad de géneros, estilos y argumentos de buena calidad, como la dieta de los alimentos que ingerimos. La escritura es una continuación de la lectura, lo segundo sin lo primero no puede ocurrir de forma continuada, fluida y auténtica, es imposible. Es como querer pintar sin aprender a dibujar, hay que saber hacer realismo, hiperrealismo, surrealismo,  impresionismo, expresionismo…, hasta llegar a una abstracción pura que merezca la vida.

3.- ¿Cuál es la edad adecuada para comenzar a leer?
Con 0 años, sí he dicho con cero años. La formación comienza cuando salimos o nos invitan a salir del útero materno. Es muy importante la estimulación de todos los sentidos para conseguir un desarrollo psíquico, fisiológico y físico adecuados y así llegar a un grado de maduración y bienestar óptimo con uno mismo y el entorno. Hay que comenzar la lectura con los audiolibros, en este caso interpretados por nuestros progenitores, tutores legales, cuidadores…, si es posible,  también existen en el mercado editorial este tipo de productos. Luego debemos continuar con libros de imágenes, es primordial saber leer las formas a las que más tarde pondremos nombres. Es tan importante que los educadores disfruten leyendo o consumiendo cualquier tipo de arte delante de los más pequeños, éstos se moverán por imitación y terminarán realizando las mismas acciones que los adultos, especialmente si son atractivas y generan la gran recompensa del placer de disfrutar con lo que se hace por el simple hecho de hacerlo.

4.- ¿Aparte de formativa, podría asegurar como enfermero de urgencias que la lectura es científicamente terapéutica? 
¡Por supuesto! Todo proceso de autoconocimiento a través de la lectura y conocimiento del medio, autoaceptación y aceptación de los demás, cultivo del amor propio y proyección de éste a los semejantes es la clave y base del desarrollo de un sólido andamiaje psíquico, esto previene y ayuda a solucionar muchos contratiempos patológicos a lo largo de nuestra existencia.
La lectura nos enseña a memorizar, recordar, analizar, reflexionar, meditar, criticar…, nos convierte en seres libres. A través de ella podemos viajar a donde deseemos en cada momento. Los libros se pueden y deben convertir en una parte esencial de nuestra familia impuesta y también de la elegida. Con ellos jamás nos sentiremos solos porque nos invadirán continuamente de fuertes emociones. Para los lectores el aburrimiento nunca ha existido ni existirá, es sencillamente imposible que surja, hay tanto por conocer y disfrutar sobre los versos o renglones de los libros…
La lectura nos previene y salva de la ignorancia que es la pandemia más letal que se ha conocido y conoce de toda la Historia de la Humanidad.

5.- ¿Los libros nos convierten en seres más felices?
Los libros son la herencia física y emocional de las personas que nos han precedido o de aquellas que han convivido con nosotros en un mismo tiempo y que han tenido o tienen la necesidad de transmitirnos sus conocimientos e interpretación del mundo que les habita y rodea.
Estoy plenamente convencido desde siempre que la diversidad y abundancia cultural y artística nos hace mucho más felices. Cuanto más sabemos mejor podemos disfrutar de todo y todos. Los libros son los nutrientes y aliados perfectos para conseguir un excelente grado de felicidad.

6.- ¿Qué lecturas ha realizado o está realizando a lo largo de esta pandemia?
Muchas y de todo tipo. No me dejan de llegar borradores y libros de colegas y amigos por correo, ahora más que nunca. Tampoco dejo de comprar ejemplares, es un hábito saludable adquirido desde la infancia. Libros recientes que haya leído y recuerde ahora mismo:
Lo que no me contó (Josefa Otero Ochaíta)
Solanas mon amour (Emanuela Lamieri y cía)
El pensamiento de José Saramago (Asunción Muñoz)
El fiel de la balanza (Manuel Francisco Reina)
Escolma do humorismo gráfico (Moncho Borrajo)
Los habitantes del panorama (María Eloy-García)
Aquí y ahora (José Manuel Lucía Megías)
Nuestra venganza es ser felices (Ángel Petisme)
Poesía reunida, 1989-2019 (María José Cortés)
Dominó Mariposa (Juan Luis Mora)
El hablar de Miajadas (Cáceres). Estudio lingüístico y vocabulario (Jesús Claudio Rey y Claudio Corral Rey)
Todo cuanto es verdad (Diego Medina Poveda)
Cinco nuevas obras de teatro (Mills Fox Edgerton)
Memoria de la melancolía (Mª Teresa León)
Pero lo nuestro es cantar. Libro-disco (Carlos Ávila)
El amor, ese teatro (Daniel Migueláñez)
Elegías para un avión común (Carla Nyman)
Y un largo etcétera de títulos que en este momento no recuerdo con exactitud o no debo desvelar ya que son borradores que aún no se han editado ni publicado.

7.- ¿A qué autoras o autores recurre con frecuencia por pura apetencia?
A muchas y muchos como Miguel de Cervantes, San Juan de la Cruz, Santa Teresa de Jesús, Fray Luis de León, Charles Baudelaire, Arthur Rimbaud, Oscar Wilde, Luis Cernuda, Federico García Lorca, Rafael Alberti, Miguel Hernández, Vicente Aleixandre, Juan Ramón Jiménez, Mª Teresa León, Rafael Montesinos, Joaquín Aguirre Bellver, Antonio Gala, Terenci Moix, Gloria Fuertes, Allen Ginsberg, José Saramago, Mario Benedetti, Luis Eduardo Aute… Sería imposible nombrar a todas y a todos los que releo continuamente. También lo hago con muchas de las obras más recientes de amigas y amigos como María José Cortés, María Eloy-García, Rocío Peñalta Catalán, Aurora Pintado, Moncho Otero, Rafa Mora, Juanlu Mora, Ana Mª Cuervo de los Santos, Montserrat Cano, Miguel Losada… También es una lista interminable.

8.- ¿Algún consejo especial para el Día Internacional del Libro?
Una lectura variada, equilibrada, adecuada y saludable nos proporciona bienestar a nosotros mismos y por extensión a los que nos rodean. Los libros nos ayudan a digerir más y mejor la cruda realidad en la que nos encontramos inmersos. Son la mejor vacuna contra la más terrible de las patologías: la incultura.