Julio Santiago recuerda a Gloria Fuertes en el 22º aniversario de su muerte

Gloria Fuertes fallecía tal día como hoy, 27 de noviembre, del año 1998, con 81 años de edad.

Fotografía: Archivo de Julio Santiago

El poeta y pintor miajadeño, Julio Santiago, recuerda a su gran amiga, Gloria Fuertes, en el 22º aniversario de su muerte a través de una entrevista con Mª Paz de Braganza que nos hace llegar:

​La universal poeta postista Gloria Fuertes fallecía tal día como hoy, 27 de noviembre, del año 1998, en la 9ª planta del Hospital de la Princesa de Madrid, a las 2:30 h, con 81 años de edad, como consecuencia de un cáncer de pulmón. Poco antes de tan fatídico desenlace visitó la localidad de Miajadas para acompañar a su amigo Julio Santiago en la presentación de uno de sus primeros poemarios, Beso en verso, del cual ella había realizado el prólogo.

1.- Julio, ¿qué significa esta fecha para ti, 27 de noviembre?
Para mí es la fecha de la desaparición física de una de mis mejores amigas, maestras y cómplices emocionales. Gloria fue una constante en mi vida desde la infancia. Cuando la conocí me acogió como a uno de sus mejores amigos y me presentó a muchísima gente maravillosa. Ella es una de las principales personas que dieron y siguen dando un sentido artístico a mi vida. Me ha enseñado a disfrutar más y mejor de todo y todos, ¿se puede pedir más?

2.- Sabemos que todos los años realizas una fiesta para homenajear a Gloria Fuertes en tu casa como era su voluntad, suponemos que este año será diferente debido a la situación pandémica, ¿no es así?
Esta cena la llevamos celebrando 22 años, desde el 27 de noviembre de 1998, día en que partió Gloria. Ella quería que la recordáramos sin tristeza, entre risas, versos, música, comida, bebida…, y así lo hacemos. Nos reunimos en casa con una treintena de comensales entre familiares, amigos, colegas del mundo artístico que conocieron, quisieron y/o admiraron a Gloria. Este año, por una cuestión de sensatez, coherencia y prudencia, haremos una cena de tú y yo, es decir estaremos solos mi amada Amaya y yo, los convivientes, como debe ser en estas circunstancias. Nosotros somos enfermeros -como también lo era Gloria- y estamos muy concienciados de todo lo que está ocurriendo. Debemos predicar con el buen ejemplo.

3.- ¿Qué recuerdas más vivamente de Gloria en estos momentos?
Con Gloria he compartido años tan importantes y con tanta intensidad que la recuerdo continuamente por multitud de motivos. Amaya dice que le da la sensación de que viviera con nosotros en casa, ¡jajaja…! Nuestro hogar está impregnado de su esencia por todos los rincones…
Tal vez lo que más recuerdo de ella es su mirada, su risa y su excelente sentido del humor, además de sus poemas, claro, que me asaltan a cada instante.

4.- ¿Piensas que Gloria Fuertes tiene el lugar que le corresponde a nivel de reconocimiento artístico?
El reconocimiento de los que hemos sido, somos y seremos fieles consumidores de su obra literaria infantil y de adultos sí, a nivel institucional habría bastante de lo que hablar… Creo que queda mucho por hacer en este “santo” país dentro del campo de la cultura para que los que la gestionan sepan valorarla como se merece. Con el paso del tiempo veremos cómo la historia hará justicia con aquellas personas que dedicaron toda su vida al cultivo del arte para hacernos la vida más digerible y bella. A Gloria aún le falta ocupar el altar que bien merece, como a tantas y tantos…

5.- ¿Nos recomiendas algún libro de Gloria para adultos?
Para quien no sepa nada de la poesía social de Gloria le recomendaría: Historia de Gloria, Mujer de verso en pecho y Obras incompletas, todos ellos de la Editorial Cátedra. Es un buen aperitivo para acceder al jugoso y nutriente universo poético de Gloria.

6.- ¿Nos recitas algún poema de esos que te asaltan de ella para terminar la entrevista?
​Sí, claro, yo encantado de promocionar siempre a mi querida e inolvidable Gloria. Os recitaré uno de amor:

PIENSO MESA Y DIGO SILLA

Pienso mesa y digo silla,
compro pan y me lo dejo,
lo que aprendo se me olvida,
lo que pasa es que te quiero.
La trilla lo dice todo
y el mendigo en el alero,
el pez vuela por la sala,
el toro sopla en el ruedo.
Entre Santander y Asturias
pasa un río, pasa un ciervo,
pasa un rebaño de santas,
pasa un peso.
Entre mi sangre y el llanto
hay un puente muy pequeño
y por él no pasa nada,
lo que pasa es que te quiero.

(Gloria Fuertes)