La Guardia Civil investigó a un vecino de Miajadas que conducía bajo la influencia de drogas tóxicas

Se enfrenta a pena de prisión de tres a seis meses o con la multa de seis a doce o con la de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, así como privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores de uno y cuatro años

Agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil del Subsector de Badajoz, han investigado a un vecino del municipio cacereño de Miajadas, por un delito contra la seguridad vial al conducir un turismo bajo la influencia de drogas tóxicas.
La mañana del pasado día 8, en dispositivos de servicio establecidos en la autovía A-5 para el control del tráfico y la seguridad vial dentro del término municipal de Torrefresneda, agentes del Subsector de Tráfico de Badajoz observaron la conducta imprudente de un vehículo que invadía reiteradamente ambos carriles de circulación a la vez que aumentaba y disminuía la velocidad sin causa justificada. Vehículo que llegó incluso a chocar con la barrera metálica de protección.

Ante los citados hechos, procedieron a darle el alto reglamentario haciendo su conductor caso omiso a las señales de los agentes aumentando bruscamente la velocidad, logrando interceptarlo en el término municipal de San Pedro de Mérida.

Una vez se identificó su conductor, un vecino de Miajadas (Cáceres), se le realizó las pruebas de detección de alcohol y drogas legalmente establecidas, dando resultado positivo en el test indiciario de drogas que mostró la presencia de drogas en el organismo de sustancia estupefacientes o psicotrópicas.

Hecho que se confirmó, tras el análisis realizado por el Laboratorio de la Dirección General de Tráfico.

Ante los síntomas externos tan evidentes que el miajadeño mostraba y que afectó a las facultades psicofísicas necesarias para una conducción segura, los agentes le instruyeron diligencia como investigado por un supuesto delito contra la seguridad vial, al conducir su vehículo bajo la influencia de drogas tóxicas.

Ahora, se enfrenta a pena de prisión de tres a seis meses, o con la multa de seis a doce meses o con la de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, y en cualquier caso, con la privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años, sin perjuicio de la sanción administrativa que dio inicio a la actuación de los agentes.

Diligencias que han sido entregadas en el Juzgado de Instrucción de Don Benito.