La Residencia San Martín de Porres consigue financiación al proyecto de intervención terapéutica para personas en situación de dependencia

La Residencia de Mayores San Martín de Porres de Miajadas ha conseguido financiación al proyecto denominado: “Servicios especializados de intervención terapéutica integral para personas mayores en situación de dependencia”, con un coste estimado de 119.057€, ha conseguido una financiación de 95.600€ de los fondos del IRPF en su convocatoria para el 2020.

Según explica la residencia en una nota “Nuestro proyecto plantea dos líneas de trabajo, por una parte fomentar el envejecimiento activo, y por otra ofrecer servicios especializados para personas que sufren deterioro cognitivo y/o situaciones de dependencia. Con cuatro las áreas de intervención: cognitiva, física, funcional y social. Para ejecutar dichos programas contamos con un equipo de profesionales cualificados que ofrecen servicios especializados y de calidad. Logramos que los mayores de la residencia formen parte activa de la vida social de Miajadas implementando la programación del año anterior y asentando una labor con muchos años de recorrido y profesionales que son un valor añadido para este proyecto.

La colaboración con las administraciones locales, otras asociaciones y colectivos sociales es uno de los aspectos fundamentales de este proyecto ya que nos permitirá el logro de nuestros objetivos de diferentes maneras: reforzando sus raíces y vínculos con su entorno, eliminando los efectos negativos de la institucionalización, mejorando la autoestima de los mayores, creando espacios de protagonismo y participación a los mayores, favoreciendo espacios de encuentro intergeneracionales con jóvenes y niños”.

Aspectos importantes del proyecto:

· Inspirado en un modelo de ACP, Atención centrada en la persona, que permiten conocer las necesidades, intereses y potencialidades de cada persona mayor atendida. Consiguiéndolo a través de los PAIs.

· Coordinación y colaboración con instituciones locales para optimizar los recursos, multiplicar capacidades y permitir el mantenimiento de los vínculos de las personas mayores con su entorno social.

· Compromiso para atender a personas mayores en situación de dificultad económica o fragilidad social.

· Participación de voluntariado en el desarrollo del proyecto fortaleciendo las redes relacionales y evitando el aislamiento social y el desarraigo de su entorno de las personas mayores institucionalizadas.

· Concepción holística, global e integral de la persona mayor considerando a las personas en todas sus dimensiones: física, clínica, cognitiva, social, emocional y espiritual.